viernes, 7 de mayo de 2010

RETOS Y POSIBILIDADES PARA PROMOVER LA EDUCACIÓN ARTÍSTICA

RETOS Y POSIBILIDADES PARA PROMOVER LA EDUCACIÓN ARTÍSTICA


La educación Artística en la escuela primaria juega un papel importante dentro del aprendizaje de nuestros alumnos, sin embargo maestros, padres de familia y sociedad en general, de alguna manera hemos contribuido a la mala concepción que tienen los alumnos sobre la Educación Artística, siendo que desafortunadamente se ha degradado el hecho de la importancia de esta asignatura como parte o elemento fundamental en la escuela primaria; y es aquí donde cabe mencionar uno de los principales retos que tenemos en estos tiempos; tanto la sociedad como los mismos maestros debemos fomentar en los niños la importancia de cada una de las asignaturas que se imparten en el aula, no dándole menor relevancia a alguna de éstas.

Hay que cambiar la impresión de los alumnos, de tal forma que ellos mismos se den cuenta que cada asignatura les provee un conocimiento que a ellos les es de gran utilidad. Es por ello que se busca fortalecer a la Educación Artística y de igual manera relacionarla con su vida misma, para que así le encuentren significado y sean capaces de enfrentar situaciones que se les presentan en la cotidianidad.

Fomentar en el niño interés y apreciación hacia cada una de las manifestaciones que se desglosan de la Educación Artística, permitiéndole que exprese su forma de pensar, sus emociones y de igual manera desarrolle gradualmente su imaginación, capacidad para hacer actividades cada vez más complejas, desarrollen su curiosidad y sensibilidad, entre otras cosas.

Generalmente uno de los principales problemas que surgen en el aula y que impide que se imparta la Educación Artística, es el factor tiempo, ya que aunado a que no se le da la importancia necesaria como a otras asignaturas, muy pocas veces se imparte E. Artísticas y cuando se logra impartir, se da de forma informal, ya que no se hace con un fin específico, pues los alumnos solo piensan en jugar, salir a la cancha o hacer un simple dibujo; Educación Artística es más que eso, significa proporcionar a los alumnos las herramientas necesarias para ser competentes, desarrollando actitudes y ampliando su capacidad de expresión y apreciación.

Por otro lado, regularmente el maestro tiende a enseñar lo que más domina, es decir que no puede enseñar lo que no sabe; por ello lo más indicado es actualizarse cada vez más y proporcionar a sus alumnos conocimientos firmes; a veces el temor de no tener contacto con las artes o la expresión, etc., hace transmitirles a los alumnos que no se interesen por lo que nosotros no nos interesamos; ante esto no hay otra cosa más que proponerles a los alumnos interés por todo lo que engloba la Educación Artística.

Es cierto que a veces cuesta trabajo vencer el tiempo, y que no logramos abarcar todo lo que se tiene pensado en la mayoría de los casos, pero también es cierto que no necesariamente se tiene que dar una asignatura en determinada hora o ciertos días de la semana; lo ideal, es pues, trabajar transversalmente, esto significa poder relacionar las diferentes asignaturas que impartimos en el aula, de esta manera estaremos siendo competentes y lograremos desarrollar en los niños las herramientas básicas de su aprendizaje; se estará trasmitiendo varios saberes a la vez y los niños aprenderán de acuerdo a diferentes manifestaciones artísticas que se van generando gracias al interés de los alumnos.

Los maestros tenemos la gran tarea de cambiar las concepciones que hasta ahora se conocen, de tal forma que los alumnos aprecien las diferentes manifestaciones artísticas; y aprendan de manera adecuada pero divertida, dando un giro de 360º a la idea de “asignatura de relleno”, dándole la importancia que tiene como tal. Convertir las tradicionales aulas aburridas, en lugares fantásticos llenos de saber, donde el alumno se sienta situado en su entorno social.

Por lo anterior, se deduce que el papel del docente es fundamental, ya que debe ser totalmente congruente en relación con todos los elementos necesarios para contactar a sus alumnos con cualquier actividad artística. El maestro, más que el ser "que sabe todo", debe convertirse en un buen conductor y orientador del grupo, que enseña a aprender; ser flexible y tomar en cuenta las opiniones del grupo; debe ser un animador que ayude al grupo a funcionar; estar abierto al cambio, retomar y analizar las ideas que proporcionan los alumnos, aun las que parezcan más "absurdas" o "imposibles".
Debemos adaptarnos a los niños y no hacer que éstos se acomoden a nosotros; por encima de todo, ser profundamente humanos y comprensivos, y habremos de tener buen cuidado en no imponer nuestra personalidad al niño, pues cuando así lo hacemos, aun cuando sea inconscientemente, no permitiremos alcanzar la libertad de expresión que buscamos.

Elaborado por: Adriana Aragón Trejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada